jueves, 29 de junio de 2017

¿Quién Soy?

Yo soy Lili Moon una mujer amante de la naturaleza y de sus ciclos, pues en ellos encuentro equilibrio en mi ser.

Desde hace algunos años inicié mi camino de auto-conocimiento, reconectando con mi energía femenina y con todas las potencialidades de la feminidad sagrada.


Soy fundadora de la comunidad Mujeres de la Tierra; que tiene como misión crear conciencia en las mujeres sobre la relación que hay entre el cuidado de la naturaleza y el cuidado a sí mismas, ya que cuando cuidas a la madre tierra te estás cuidando a ti y cuando te cuidas a ti misma, a la vez estás cuidando a la madre tierra.


Soy guía de círculos femeninos donde se comparten distintos temas de feminidad, menstruación consciente, fertilidad natural, ginecología autogestiva, meditaciones, cantos sagrados y de poder, prosperidad y abundancia.

Como Moon Mother ofrezco: Bendición de útero individual que es una técnica de sanación holística y sesiones en círculo de Sintonización para la Bendición Mundial de Útero para la sanación femenina en colectivo.

Como parte del Programa de Embajadoras de Mujer Holística, comparto las meditaciones creadas por María José Flaqué de manera presencial y gratuita.

 

Lili Moon
Guía de círculos femeninos
Moon Mother Nivel 1.
Embajadora de Mujer Holística.
Fundadora de Mujeres de la Tierra.


viernes, 3 de marzo de 2017

Día de la naturaleza



Hoy 3 de Marzo que es el día mundial de la naturaleza me parece un buen momento para compartir uno de los objetivos fundamentales de esta comunidad llamada Mujeres de la Tierra, proponemos la reconexión con la naturaleza alineándonos con sus ciclos. Descubrir que esos ciclos nos rigen internamente a cada uno de nosotros y que reconocer esa relación dará balance y equilibrio a nuestro ser en todos los sentidos.
Estos ciclos forman parte del macro y el microcosmos, tenemos en la naturaleza: Ciclos de cultivo, Ciclos lunares, en las mujeres Ciclo menstrual, Ciclo de las estaciones, en nuestro organismo el ciclo del sueño, y la vida misma es un ciclo interminable de vida-muerte-vida.
Desde la antigüedad, las sociedades se han regido por calendarios que aparte de medir el tiempo significaban una representación simbólica de su cosmogonía, sus tradiciones y la sacralidad que ello conllevaba.
El tiempo “sagrado” era representado casi invariablemente en forma cíclica, de manera que cada ciclo fin e inicio de ciclo representaba un momento de regeneración, de comenzar de nuevo renovados.
En las culturas ancestrales como las Nórdicas, los Celtas, los nativos americanos, y pueblos prehispánicos, marcaban estos ciclos por las estaciones, de manera que se celebraban las “fiestas” más importantes justo en los equinoccios y en los solsticios.
Algunas de estas fiestas aún se conservan e incluso sobrevivieron a las conquistas sobre estos pueblos. Ejemplos de estos son las fiestas de pascua e incluso la navidad.
Los ciclos de la naturaleza eran muy importantes y regían a las sociedades porque en ellos está inmersa la supervivencia y la vida misma. Ya que los ciclos de cultivo marcaban parte importante de la alimentación y a su vez cada etapa del cultivo se vinculaba con las etapas de la vida que de alguna forma también está inmersa en un interminable ciclo de nacer, crecer, reproducirse y morir.
Es así que en estos ciclos encontraron una forma de transitar a cada estación creando un vínculo muy estrecho con la naturaleza, pues ella es la que da sustento y va marcando la pauta de cómo prepararse interiormente para cada etapa.
Con el desarrollo de las sociedades, todo se fue cubriendo de asfalto, las civilizaciones se fueron adaptando a las jornadas laborales, donde lo que marcaba los compases era la alarma de las fábricas y así hasta nuestros días, nos hemos ido desconectando esos ciclos que eran una brújula dentro de nuestra evolución, pues marcaban etapas de cambio y transformación.
De alguna forma esa evolución no ha parado, pues el impacto de la tecnología y los avances de la ciencia han hecho sociedades más longevas y ahora se pueden curar muchas enfermedades y eso es muy positivo; aunque de alguna manera eso ha impactado en una falta de consciencia sobre la idea de impermanencia, algunas veces llegamos a creer que somos infinitos y que nuestro paso por esta vida durará por siempre, vivimos en un mundo lineal, donde lo más importante es ser productivo y donde lo que da más valor al ser es trabajar duro para conseguir ser “exitoso” en una escala de valores que tienen que ver más con lo cuantitativo que con lo cualitativo. Cuánto ganas? Qué modelo es tu auto? Qué puesto tienes?
Hemos evolucionado tecnológicamente, pero en el área de lo humano a veces parece que el mundo ha tenido un grave retraso; mi opinión muy personal es que esto se debe a que hemos olvidado nuestro origen, estos ciclos que servían como guía son ahora algo tan ajeno que ya no nos consideramos parte de la naturaleza, esto no quiere decir que nos mudemos a una montaña y que vivamos como en el año 800, o que todos se conviertan en agricultores otra vez. Sino que por lo menos en lo existencial y en lo reflexivo nos permitamos hacer un trabajo de introspección sobre estos momentos o etapas, porque están en todas partes incluso se asemejan a las etapas de la vida del ser humano, aceptar cada ciclo es vital para tener calidad de vida; hoy en día es muy difícil para algunos transitar hacia la etapa de la senectud, pues estamos tan enfocados en la madurez y en la etapa de productividad que cuando esta fase termina nos sentimos ajenos y sin validez en este mundo. Hemos sobre valorado las etapas productivas que hemos quitado el poder de la sabiduría de los ancianos, así como el invierno la senectud nos invita a ir más lento tomando como enfoque la energía que nos da la experiencia y las enseñanzas recibidas. Seríamos una sociedad distinta si cada uno estuviera consciente del lugar que le corresponde en esta rueda de los ciclos.
Por eso es que Mujeres de la tierra se enfoca en estos ciclos vitales, porque es de suma importancia volver a conectar con nuestra naturaleza sabia, volver a conectar con nuestro cuerpo, con nuestra psiqué, con nuestro corazón; en los círculos de mujeres que guío la base son los ciclos lunares que tienen que ver con la fertilidad y la energía femenina; estos ciclos son un mapa que nos muestra la ruta que nos pide seguir nuestra naturaleza para estar en equilibrio. Estos ciclos están inmersos en otros ciclos y a la vez todo se encuentra interrelacionado: si soy consciente de mi mismo(a) y cuido de mí, a la vez estoy cuidando de la naturaleza; si cuido de la naturaleza también me estoy cuidando a mí.
 Somos parte del cosmos y ser consciente de esta conexión nos permite encontrar ese hilo que nos sostiene y nos guía hacia nuestra evolución.
Lili Moon.
Mujeres de la Tierra.
*Tu equilibrio en los ciclos de la naturaleza*


martes, 17 de enero de 2017

Meditaciones presenciales de Mujer Holística

  Es para mí un placer ser parte de esta comunidad de Embajadoras que llevan el mensaje de luz de Mujer Holística a cada rincón del mundo.

 Estaré compartiendo de manera presencial en la Ciudad de México y en la Ciudad de Puebla algunas de las meditaciones que María José Flaqué comparte on line los lunes. ¡Únete y descubre los beneficios de esta práctica!



Favor de confirmar tu asistencia, llamando o enviando un WhatsApp al: 5512810078 o escribeme a: lilimoon@mujeresdelatierra.com

Será un placer reunirnos a meditar juntas.

Namasté.

Lili Montiel.

Embajadora de Luz y amor.




domingo, 25 de diciembre de 2016

Fase de luna nueva. ¡Es hora de sembrar un proyecto!



Fase de luna nueva. ¡Es hora de sembrar un proyecto!

Tal como lo hacen las semillas, esta fase es ideal para iniciar un proyecto, dar forma a la idea y comenzar a trabajar en aquello que crees y te apasiona.

Esta fase es muy útil, pues nos invita a ir hacia el interior, reflexionar sobre qué me gusta y que no y cómo esa idea que ronda mi cabeza puede materializarse en este plano.

Te recomiendo que pongas en papel todas esas ideas y que te dejes llevar por la energía de esta fase;  no importa que no le veas mucho sentido a cada línea que escribes, las siguientes fases se encargaran de ir dando soporte y estructura.

Busca momentos de inspiración, cosas que te hagan sentir bien, pues esta fase nos invita al descanso, la meditación y estar serenos, no es momento para fijarte metas, sino simplemente sembrar la idea que será el inicio de este ciclo de creación.

No importa si de momento no tienes claro qué quieres “sembrar”, disfruta de esta fase sin presiones y verás que poco a poco te va llegando el enfoque. Si no puedes decidirte por donde comenzar simplemente toma una de tus ideas, el comenzar a desarrollarla te irá dando la pauta si es eso en lo que quieres trabajar, lo importante es iniciar y se irá transformando en el camino o te habrás dado la oportunidad de probar y después puedes cambiar de idea si así lo prefieres.

Fase de luna creciente. Alimenta tu proyecto con la fase dinámica.

Esta es la fase donde la energía está a todo lo que da, es una etapa que puede ser muy productiva si sabemos enfocarla, ahora sí es momento de fijar objetivos y fijar tareas que nos permitan avanzar.
Es momento de plantear objetivos y planes a corto, mediano y largo plazo.
Pregúntate qué es lo que tengo hoy para desarrollar este proyecto y cómo puedo aplicar esto  que tengo para hacer crecer mi proyecto.
Tal vez tienes algunos ahorros, algún conocimiento o incluso relaciones que te pueden ayudar a despegar; plasma en papel y ordena en dos columnas qué tienes en este momento, qué es lo que te hace falta y en una tercer columna escribe cómo crees que puedes obtener lo indispensable para comenzar.
Realiza una lista de tareas basada en tus objetivos y plantea un plazo realista de cuándo cumplirás con cada una de ellas.
Es ideal planear todo el mes, ya que en las fases siguientes podrías no sentirte motivada a crear una lista tan minuciosa o que incluso pueda abrumarte el pensar en qué hacer o no hacer, sin embargo si ya tienes por escrito cada tarea a realizar, será más fácil saber qué hacer en cada momento.

Fase de la luna llena. Esta es otra de las fases creativas.
Aprovechamos la energía de la luna de la madre que nos permite  crear relaciones, es momento óptimo para buscar clientes, inversionistas si así lo requiere tu proyecto o para crear redes que te permitan llegar a más personas. También es un buen momento para comunicar, si tu proyecto así lo requiere es buen momento para hacer charlas o conferencias acerca de tu proyecto; ya que esta fase te permite potenciar tu capacidad de liderazgo y la empatía con las personas y con tu entorno.
Revisa cómo vas en el cumplimiento de tus metas y sin importar cuánto has avanzado reconoce cada esfuerzo que has hecho por pequeño que parezca.
Fase de luna menguante. Es momento de evaluar y dirigir el rumbo.
Esta es una fase muy crítica, volvemos una vez más hacia el interior y la misma objetividad que envuelve a esta etapa nos permite llevar a cabo un análisis del avance y de los objetivos planteados, es importante ser compasivos pues esta fase podría tornarse hacia la autocritica o al perfeccionismo, es importante reconocer que estamos aprendiendo y que cada experiencia nutre al proyecto, lo importante es seguir confiando en el proceso y no soltar la línea que nos permitirá seguir avanzando. Debemos ser pacientes y tratar de mantenernos enfocados en los objetivos planteados, si bien tu energía no está al 100 para avanzar a todo vapor, tomate un descanso y avanza a tu ritmo que como bien sabes, el ciclo está por comenzar nuevamente y la fase creciente traerá nuevos bríos que te permitirán avanzar nuevamente.

A grandes rasgos estas son las fases lunares y así es como se manifiesta su energía, es importante hacer un ejercicio de introspección y ver cómo influye cada una en uno mismo para así crear un engranaje entre la energía de cada fase y la energía personal, haciendo de este ciclo una forma propia de desarrollar un proyecto personal.

Lili Moon.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Taller. Soy una mujer holística-CDMX.




 Taller presencial Soy Una Mujer Holística-CDMX.  
¡Descubre un universo de infinitas posibilidades!
Este curso te enseñará a soñar en grande y a manifestar todo aquello que deseas ver en tu vida.
Espera nuevas fechas

Informes a: lilmont.ug@gmail.com
 “Puedes ser una mujer abundante. Una mujer creativa. Una mujer que vive con propósito. Una mujer que persigue sus sueños y los hace realidad.” María José Flaqué.