domingo, 25 de diciembre de 2016

Fase de luna nueva. ¡Es hora de sembrar un proyecto!



Fase de luna nueva. ¡Es hora de sembrar un proyecto!

Tal como lo hacen las semillas, esta fase es ideal para iniciar un proyecto, dar forma a la idea y comenzar a trabajar en aquello que crees y te apasiona.

Esta fase es muy útil, pues nos invita a ir hacia el interior, reflexionar sobre qué me gusta y que no y cómo esa idea que ronda mi cabeza puede materializarse en este plano.

Te recomiendo que pongas en papel todas esas ideas y que te dejes llevar por la energía de esta fase;  no importa que no le veas mucho sentido a cada línea que escribes, las siguientes fases se encargaran de ir dando soporte y estructura.

Busca momentos de inspiración, cosas que te hagan sentir bien, pues esta fase nos invita al descanso, la meditación y estar serenos, no es momento para fijarte metas, sino simplemente sembrar la idea que será el inicio de este ciclo de creación.

No importa si de momento no tienes claro qué quieres “sembrar”, disfruta de esta fase sin presiones y verás que poco a poco te va llegando el enfoque. Si no puedes decidirte por donde comenzar simplemente toma una de tus ideas, el comenzar a desarrollarla te irá dando la pauta si es eso en lo que quieres trabajar, lo importante es iniciar y se irá transformando en el camino o te habrás dado la oportunidad de probar y después puedes cambiar de idea si así lo prefieres.

Fase de luna creciente. Alimenta tu proyecto con la fase dinámica.

Esta es la fase donde la energía está a todo lo que da, es una etapa que puede ser muy productiva si sabemos enfocarla, ahora sí es momento de fijar objetivos y fijar tareas que nos permitan avanzar.
Es momento de plantear objetivos y planes a corto, mediano y largo plazo.
Pregúntate qué es lo que tengo hoy para desarrollar este proyecto y cómo puedo aplicar esto  que tengo para hacer crecer mi proyecto.
Tal vez tienes algunos ahorros, algún conocimiento o incluso relaciones que te pueden ayudar a despegar; plasma en papel y ordena en dos columnas qué tienes en este momento, qué es lo que te hace falta y en una tercer columna escribe cómo crees que puedes obtener lo indispensable para comenzar.
Realiza una lista de tareas basada en tus objetivos y plantea un plazo realista de cuándo cumplirás con cada una de ellas.
Es ideal planear todo el mes, ya que en las fases siguientes podrías no sentirte motivada a crear una lista tan minuciosa o que incluso pueda abrumarte el pensar en qué hacer o no hacer, sin embargo si ya tienes por escrito cada tarea a realizar, será más fácil saber qué hacer en cada momento.

Fase de la luna llena. Esta es otra de las fases creativas.
Aprovechamos la energía de la luna de la madre que nos permite  crear relaciones, es momento óptimo para buscar clientes, inversionistas si así lo requiere tu proyecto o para crear redes que te permitan llegar a más personas. También es un buen momento para comunicar, si tu proyecto así lo requiere es buen momento para hacer charlas o conferencias acerca de tu proyecto; ya que esta fase te permite potenciar tu capacidad de liderazgo y la empatía con las personas y con tu entorno.
Revisa cómo vas en el cumplimiento de tus metas y sin importar cuánto has avanzado reconoce cada esfuerzo que has hecho por pequeño que parezca.
Fase de luna menguante. Es momento de evaluar y dirigir el rumbo.
Esta es una fase muy crítica, volvemos una vez más hacia el interior y la misma objetividad que envuelve a esta etapa nos permite llevar a cabo un análisis del avance y de los objetivos planteados, es importante ser compasivos pues esta fase podría tornarse hacia la autocritica o al perfeccionismo, es importante reconocer que estamos aprendiendo y que cada experiencia nutre al proyecto, lo importante es seguir confiando en el proceso y no soltar la línea que nos permitirá seguir avanzando. Debemos ser pacientes y tratar de mantenernos enfocados en los objetivos planteados, si bien tu energía no está al 100 para avanzar a todo vapor, tomate un descanso y avanza a tu ritmo que como bien sabes, el ciclo está por comenzar nuevamente y la fase creciente traerá nuevos bríos que te permitirán avanzar nuevamente.

A grandes rasgos estas son las fases lunares y así es como se manifiesta su energía, es importante hacer un ejercicio de introspección y ver cómo influye cada una en uno mismo para así crear un engranaje entre la energía de cada fase y la energía personal, haciendo de este ciclo una forma propia de desarrollar un proyecto personal.

Lili Moon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario